LA ENERGÍA VITAL Y ENERGÍA CÓSMICA

El ser humano es un microcosmos dentro del macrocosmos. No hay nada de lo que no seamos parte; todo fluye a través de nosotros. Nuestras energías, nuestros pensamientos y nuestras palabras fluyen a través de toda la vida en la tierra y en todas partes. No tenemos fin ni principio, sino un flujo continuo de la vida, cambiando de forma una y otra vez.

Asimismo, según las investigaciones científicas, afirman que vivimos en un océano de energía, aunque no siempre seamos conscientes de ello. Nosotros mismos estamos compuestos de energía, y todas estas energías están interrelacionadas estrechamente, y constituyen el cuerpo de energía sintético de nuestro planeta. A este cuerpo de energía se le da el nombre de etérico. El cuerpo etérico o de energía de cada ser humano, forma parte integrante del cuerpo etérico del planeta y por consiguiente, del sistema solar y del cosmos. Su función es recibir y transmitir impulsos energéticos de distintos tipos y grados.

Cuando hablamos de aura humana, se hace referencia al campo de energía de las partículas alrededor de un cuerpo humano vivo, que tiene la forma de un huevo. El aura se vería como una nube de luz que rodea a una persona con 60 a 120 cm en promedio por todos los lados. Tenemos aura todo el tiempo: caminamos, dormimos y vivimos con ella. El aura puede ser influenciada por muchos factores como: emociones, actividad física o actividad mental. El aura es un reflejo de la imagen electromagnética de una persona, mostrando lo que la persona es en realidad. El aura es su yo oculto, es un reflejo de su personalidad, identidad y cuerpo. El aura humana nunca es estable, es asimismo, reflujo de energía de la persona y de enfermedades.

El ser humano como todos los seres vivos, somos un sistema abierto, porque intercambiamos materia y energía con nuestro entorno. Por ello, la naturaleza y el hombre forman parte de un orden general, un todo que se mueve sistemáticamente y debe ser mantenido en perfecto equilibrio y armonía en el cuerpo humano y en el cosmos, para mantener buena salud, por el contrario; cuando hay desequilibrios de energía en nuestro sistema humano, aparecen las enfermedades. La investigación científica concluye afirmando que hay dos clases de energía. La energía del cosmos y la energía vital.

La Energía del Cosmos. Es la energía en movimiento que acompaña a todo ser viviente, la materia universal vincula cada organismo del planeta con el otro, haciéndolo parte de un todo. Revitaliza a los seres, nuestra fuente principal es el sol. Es una fuerza cósmica que hace latir al universo. De ella depende el crecimiento, la evolución e incluso la alimentación espiritual que da origen al pensamiento del cerebro.

El sol nos afecta directamente con su energía y luz visible. La luz radiante del sol la toman las plantas y producen oxigeno mediante el proceso de fotosíntesis. Sin oxígeno, moriríamos en 3 minutos, sin el calor del sol, la tierra sería tan fría y no sería apta para la vida; el agua estaría congelada y las plantas no crecerían, no habría alimentos. Por la materia que contiene el sol, hay fuerza de gravedad que hace rotar a la tierra a su alrededor. Sin gravedad del sol, la tierra tampoco existiría. El universo está lleno de partículas materiales que nacen en las profundidades del cosmos y viajan a través del espacio-tiempo, a la que estamos expuestos en forma permanente.

La naturaleza y el hombre forman parte de un orden general, un todo que se mueve sistemáticamente y debe ser mantenido en perfecto equilibrio para mantener la armonía del cuerpo y del cosmos. Hay dos fuerzas cósmicas el Yin-Yang que rigen todos los aspectos de la vida, son complementarias y contrarias positivas y negativamente: sol-luna, arriba-abajo, salud- enfermedad, día-noche. Es la Ley universal del mundo material. Es al mismo tiempo la unidad de todas las cosas y la manera en que funciona el universo. Todo tiene dentro de sí ambos, yin-yang, y de su ascenso y descenso alternados nace la nueva vida.

La Energía Vital. 

El hombre desde su existencia ha necesitado la energía para sobrevivir. La energía rige a todo el universo, todo lo que nos rodea es energía, los átomos, las moléculas, los seres vivos, los planetas, las galaxias y todo el universo es energía. La energía vital está conformada por las vibraciones propias e internas, es personal, única e irrepetible. Esta fluye a través de nuestro sistema energético en función de la energía del cosmos que absorbemos. La energía del ser humano se fortalece con la euforia y la felicidad, expresando el amor, practicando actividades favoritas, meditando, admirando un paisaje, etc.

El organismo humano utiliza energía para caminar, moverse, respirar, crecer, madurar los tejidos y mantenerlos sanos. La energía necesaria para vivir se obtiene de los alimentos. En el cuerpo humano, los alimentos son transformados en sustancias nutritivas. Este proceso produce energía que es la que utiliza el cuerpo para realizar todas sus funciones.  El ser humano debe mantener un equilibrio o balance entre la energía que obtiene a través de los alimentos y la energía que gasta. Esto se conoce como equilibrio energético.

La vida es una danza eterna de la conciencia que se manifiesta como un intercambio dinámico de los impulsos de inteligencia, entre el microcosmos (el cuerpo humano) y el macrocosmos,( el universo), entre el cuerpo humano y el cuerpo universal.  La energía vital es una energía sutil que recorre nuestro organismo, se acumula en ciertos puntos del cuerpo y cuya falta o exceso produce enfermedad o desarreglos tanto psíquicos como físicos. Normalmente, nos identificamos con nuestro cuerpo físico y también admitimos que tenemos una mente que gestiona nuestro cuerpo. Pero debemos ser conscientes que todo lo que existe está formado por la energía, que hace funcionar millones de átomos que vibran en distintas frecuencias. El nivel de vibración energética es lo que diferencia los minerales, las plantas, el ser humano y los animales; pero la energía existe en todas partes. Según la frecuencia vibratoria de nuestra estructura energética, nuestro interior lo manifestará en salud física, emocional o en lucidez mental.

El cuerpo como un sistema viviente es un flujo incesante de materia y energía, y es un mediador en la formación de las funciones fisiológicas, psicológicas y energéticas. El ser humano no es una estructura mecánica anclada en el tiempo y en el espacio; es un campo de energía, transformación e inteligente, con un intercambio dinámico con el medio ambiente, capaz de renovar la perpetuación y la transformación en las fuerzas y elementos del universo. Las energías están en todo y se concretizan en nuestra estructura, en nuestro cuerpo, mente, sentimientos y espíritu. Las energías corren a través de nuestro cuerpo. La enfermedad es fruto de la mala circulación de la energía. El desequilibrio suele ser provocado por agresiones internas, como emociones excesivas de ira, alegría, estrés, depresión, que debilitan nuestro potencial energético e inmunitario del organismo. Las agresiones externas como frío, viento, humedad, calor, virus, bacterias o la alimentación también debilitan nuestra energía. También es de suma importancia referir el intercambio inconsciente de energía. Es decir, una persona solamente con su presencia puede tener un efecto sano o insano sobre los demás. El campo de energía humana de un individuo puede ser armoniosa o discordante, y eso afecta al campo energético de las personas con las que se relaciona. Cuando dos personas están cerca, una de la otra, hay una transferencia de energía. La persona fuerte vitaliza a la débil y la débil produce una merma de energía en la persona fuerte. Todos emitimos energía a los demás, sin pensar en ello, y esto puede tener importantes consecuencias en nuestras relaciones personales. Cuando tocamos a alguien, intercambiamos energía, incluso al estrecharse la mano o darnos  una palmada en el hombro, transmitimos energía.

13 comentarios en “LA ENERGÍA VITAL Y ENERGÍA CÓSMICA

    • No es la primera vez que hago una visita rápida a este sitio web, estoy navegando en este sitio todos los días y obtengo datos fastidiosos de aquí todos los días.

      Gracias por visitar siempre mi página; pero dígame que es lo que le fastidia, que es lo negativo.

  • Good post. I learn something new and challenging on websites I stumbleupon on a daily basis. It will always be helpful to read articles from other writers and use a little something from other websites. |

  • I am really enjoying the theme/design of your website. Do you ever run into any internet browser compatibility problems? A number of my blog visitors have complained about my website not operating correctly in Explorer but looks great in Opera. Do you have any suggestions to help fix this problem?|

  • Its such as you learn my mind! You seem to know a lot about this, like you wrote the ebook in it or something. I feel that you simply can do with some percent to pressure the message home a bit, but other than that, this is magnificent blog. An excellent read. I will definitely be back.|

  • Hola amigos, cómo está todo el asunto y qué quieren decir con respecto a esta publicación, en mi opinión, de hecho, es increíble para mí.
    GRACIAS POR DESTACAR IMPORTANCIA A MI PUBLICACIÓN.

  • Mi hermano me sugirió que me gustara este sitio web. Una vez estuvo completamente en lo cierto. Esto aguantó realmente mi día. ¡No te imaginas cuánto tiempo pasé para obtener esta información! Gracias!

    Gracias por valorar mi publicación

  • ¡Hola! ¡Esta publicación de blog no se podría escribir mejor! ¡Mirar este artículo me recuerda a mi anterior compañero de cuarto! Continuamente siguió predicando sobre esto. Le enviaré esta información. Estoy bastante seguro de que tendrá una gran lectura. ¡Te agradezco por compartir!

    Gracias.

  • Do you mind if I quote a couple of your articles as long as I provide credit and sources back to your site? My blog is in the very same niche as yours and my users would definitely benefit from a lot of the information you provide here. Please let me know if this okay with you. Thank you!|

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *