TEORÍA DEL “YIN–YANG” DE LA FILOSOFÍA CHINA

La Teoría del “Yin-Yang” afirma, que en el Universo Real, no hay nada que sea completamente negativo y nada que sea completamente positivo. Todo está formado por una gran cantidad de matices entre dos polos, el  Yin y Yang. De esto se deduce, que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación. El Yin y Yang, es el estado luminoso y el estado oscuro de un objeto. En general, cuando algo tiene movimiento, ascendencia, brillo, progreso, hiperactividad; pertenecen al Yang. Por el contrario; las características de calma, disminución, oscuridad, degeneración, incluyendo las enfermedades orgánicas, pertenecen al Yin. Lo que significa que la función del Yin y Yang está guiada por la ley de la unidad de los opuestos, que se manifiesta en el movimiento y cambio en todos los objetos y fenómenos. El aumento, crecimiento y avance de uno, significa la reducción, disminución y retraso del otro.

La Teoría del “Yin y Yang” plantea que todos los objetos y fenómenos en el universo, se manifiestan en dos aspectos opuestos entre sí; pero indisolubles, interdependientes, que se complementan y son de obligada correspondencia. Esta relación de conflicto e interdependencia entre ambos, constituye la ley universal del mundo material. Es una ley y principio de todos los fenómenos del mundo material. Es la primera razón de la aparición y desaparición de todas las cosas. El Yin-Yang se asocian con determinadas características y se manifiestan en el cielo y en la tierra que constituyen el macrocosmos; y todas las energías que se manifiestan en el cielo y en la tierra, también se manifiestan en el hombre, que es el microcosmos. Según esta concepción filosófica, todo es una acumulación de energías que se influyen mutuamente y se trasforman de acuerdo a ciertas leyes naturales en todo el cosmos.

El Yin-Yang son básicos para explicar todos los cambios naturales, tanto dentro del cuerpo, como fuera de él; representan la dualidad y relatividad de todo. Nada es absoluto. Sin estas dos fuerzas no sería posible el movimiento ni la vida misma. Sin el Yin, no puede haber Yang; sin el Yang, no puede haber Yin. Siendo así, tanto el Yin como el Yang son los responsables del equilibrio y armonía, a través de los cuales, la vida germina, crece, se desarrolla y madura. El ser humano es saludable cuando el Yin-Yang están en armonía, si se desequilibran, la persona se enferma. De igual manera, como el calor es Yang y el frío es Yin; ambos deben alcanzan el equilibrio para que la vida pueda florecer. Pero, la cantidad excesiva de sequía o inundación, puede destruir la vida. Asimismo, el exceso de calor quema la vida; mientras que las bajas temperaturas, la congelan. Este principio es aplicado en todos los productos naturales de la Medicina Tradicional China, para que, al hacernos tratamientos de enfermedades, el cuerpo humano tenga un verdadero equilibrio entre todos sus órganos y sistemas que integran el organismo humano, dando como resultado buena salud.

La teoría del Yin-Yang es una de las aportaciones universales más importantes de la cultura China. Considera que cada ser, objeto o pensamiento, posee un complemento del que depende para su existencia; y a su vez, existe dentro de él mismo. Nada aparece en estado puro. Todo está en continua trasformación. Este binomio mantiene el equilibrio del macrocosmos (el universo) y del microcosmos (el hombre).

1 comentario en “TEORÍA DEL “YIN–YANG” DE LA FILOSOFÍA CHINA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *