EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD

Sobrepeso y obesidad es una acumulación anormal o excesiva de grasa que es perjudicial para la salud. Es acumulación excesiva o hipertrofia general del tejido adiposo del cuerpo. Sobrepeso y obesidad es el desequilibrio de energía entre las calorías consumidas y las gastadas. El índice de la masa corporal (IMC) es un indicador de la relación entre peso y talla, que se utiliza para indicar el sobrepeso y la obesidad en adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2). El IMC. proporciona la medida del sobrepeso y obesidad. Eta es la misma para ambos sexos y para adultos de todas las edades. En el caso de niños es necesario tener en cuenta la edad. Una persona con IMC igual o superior a 25 es considerada con sobreppeso, y con una persona con IMC igual o superior a 30, es considerada obesa.

La diferencia entre sobrepeso y obesidad es: Sobrepeso es un exceso de peso corporal más alto de lo que se considera normal o saludable para una persona, en relación con su edad, estatura y sexo. En cambio, obesidad es un término científico para indicar que una persona además de tener exceso de peso, tiene una enfermedad; porque manifiesta una conducta adictiva a estar comiendo en forma persistente; por eso, come como un niño, se comporta como un niño y hay que cuidarlo como un niño. A través de esta conducta, da rienda suelta a su adicción a comer.Por ello, el obeso tiene peligro de originar cualquier enfermedad; puesto que la obesidad ataca a todos los órganos y sistemas del cuerpo humano, originándole enfermedades como: Diabetes, enfermedades del corazón, derrames cerebrales como demencia y alzhimer, enfermedades renales, problemas oculares, enfermedades del hígado graso, artrosis y artritis, colesterol alto y presión arterial alta, asma y trastornos al sueño, síndrome metabólico. Asimismo, cáncer de mama, útero, colon y próstata. También estrés y depresión, entre otras.

Como ya se ha dicho anteriormente, la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es una alteración del balance de energía entre las calorías consumidas y las gastadas. En el mundo actual se ha producido aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares simples; pero pobres en fibra, vitaminas, minerales y otros nutrientes. De igual manera, hay una disminución de la actividad física, como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización. Por tales razones, es posible afirmar que la obesidad y el sobrepeso en estas últimas décadas, se han convertido en un grave problema de salud pública. Las causas principales son los nuevos estilos de vida sedentarios e incorporación de hábitos alimentarios poco saludables; pues las dietas tradicionales están siendo sustituidas por otras con exceso de grasa y azúcares. En consecuencia, los estudios científicos nos afirman que 01, de cada 10 adultos es obeso y cada año fallecen 2.8 millones de personas adultas como consecuencia de sobrepeso y obesidad. Por eso esta enfermedad de obesidad ha sido considerada como la enfermedad del siglo XXI.

Por lo expuesto en los párrafos anteriores, ha llegado el tiempo en que las autoridades de gobierno deben de vestirse de sensibilidad social, ante el incremento alarmante de la mortalidad por sobrepeso y la obesidad. De esta enfermedad mortal, tienen responsabilidad también las autoridades; no es sólo culpa individual de las personas para renunciar a las grasas y dulces, sino también una falta de voluntad política para enfrentar a los poderosos agentes comerciales, como la industria de los alimentos y refrescos. Ningún país ha podido revertir la epidemia de la obesidad. Esto es un fracaso de la voluntad política de sus gobiernos para priorizar la defensa de la salud de su población, sobre los intereses de los grandes empresarios. Estudios científicos denuncian que la causa de muerte por obesidad, es la falta de regulación del mercado en los productos ultraprocesados y la enorme maquinaria de publicidad de consumo de los productos que alimentan la enfermedad. También se denuncia una tendencia alarmante de crecimiento de la enfermedad de obesidad en la población de menor edad. Según la OMS, desde 1980, el sobrepeso y la obesidad se ha duplicado en todo el mundo, llegando en 2014 a 1,900 millones de sobrepeso y 600 millones con obesidad, y en la población infantil 14 millones con sobrepeso y obesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *