EL HOMBRE COMO SER CULTURAL

EL HOMBRE CREA LA CULTURA

A lo largo de la evolución histórica, la especie humana ha experimentado cambios anatómicos y biológicos fundamentales; pero se diferencia de otras especies gracias a la capacidad intelectual. Ésta ha contribuido al desarrollo de nuestras habilidades cognoscitivas como: Capacidad defabricar y usar herramientas, capacidad de razonar y generar pensamientos simbólicos y de ser innovadores. El hombre no sólo se hizo hombre a partir de la evolución biológica, sino también aprendiendo de los demás en sociedad. Al realizarse el proceso de socialización, el Ser humano aprende a ser miembro de una comunidad humana y a interiorizar los valores y roles de la sociedad en la que hemos nacido y habremos de vivir. La socialización dura toda la vida, pero es más determinante durante la niñez y la adolescencia, porque se aprende diferentes habilidades físias, cognositivas y psicológias que forman la personalidad individual. Se usa la palabra cultura como un nombre colectivo para aspectos simbólicos y aprendidos en la sociedad humana. Cultura y Civilización incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el Derecho, entre otras capacidades adquiridas por el hombre como miembro de la sociedad. No existiría cultura sin el hombre que la realiza; pero éste tampoco sería nada sin la cultura. El hombre es creador de cultura pero también es producto de ella. Aristóteles decía: “El hombre se hace hombre sólo entre los hombres; el que vive fuera de una comunidad no es hombre, sino un animal o un Dios”

EL DESARROLLO CULTURAL EN COMUNIDAD HUMANA

La acción creadora del hombre le sirve para recuperar la especialización que la naturaleza ha concedido a los animales. Éstos salen de sus manos ya acabados; pero, la no especialización del hombre es su falta de perfecionamiento. La naturaleza lo ha puesto en el mundo a medio hacer, por ello, el hombre debe completarse por sí mismo. El Ser Humano nace indefenso y requiere el cuidado inmediato de sus progenitores. En cambio, los animales nacen especializados para la supervivencia, pero su vida es corta. Por el contrario, el hombre nace no especializado, pero tiene una vida más prolongada que los animales. El hombre ha sido hecho, por su naturaleza, para un incesante movimiento y para un trabajo permanente, porque éste contiene el germen de su grandeza. Al decir que el hombre es un ser social, se dice de él al mismo tiempo que es un ser cultural. En el hombre existe, lo que él mismo hace de sí en cada caso, no se basa en ningún plan, él se proyecta así mismo. El hombre inventa al hombre. En la incesante superación de sí mismo, él no es, sino que llegará a ser; siempre lanzado y vuelto a lanzar hacia un futuro virgen, llegará a ser lo que quiera ser. Por ello: “El cobarde se hace cobarde, el héroe se hace héroe; para el cobarde hay siempre la posibilidad de no seguir siendo cobarde, y para el héroe, la posibilidad de no ser ya héroe”. El hombre llega a ser plenamente hombre, sólo en virtud de su desarrollo en comunidad de su propia especie. Esto nos conduce a manifestar que el hombre es un ser cultural y un ser histórico; porque al mismo tiempo hace la historia y depende de ella. La creatividad en el hombre es inagotable. Toda cultura nos impone sus exigencias. Ser hombre no es de ninguna manera ir viviendo naturalmente, sino que debemos formarnos y superarnos a nosotros mismos, para alcanzar las alturas exigidas por la cultura.

91 comentarios en “EL HOMBRE COMO SER CULTURAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *